La Nonna Gemma | La historia de las bolsas y muñecos guarda dientes para el Ratoncito Pérez
10497
single,single-post,postid-10497,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,no_animation_on_touch,,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-9.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2,vc_responsive

La historia de las bolsas y muñecos guarda dientes para el Ratoncito Pérez

Guarda dientes ratoncito pérez Nonna Gemma

13 Nov La historia de las bolsas y muñecos guarda dientes para el Ratoncito Pérez

La vida nos inspira para hacer cosas bonitas.

El otro día buscando en mi cajón de recuerdos encontré los dientes de mi hija. Me hizo mucha ilusión. Ya han pasado 21 años y aún recuerdo como se le movía el primer diente y las ganas que tenía de que se le cayera para entregárselo al famoso Ratoncito Pérez.

Aún recuerdo a mi padre, gran contador de historias contando a mi hija, que lo escuchaba con santa inocencia, las historias de un  pequeño ratón que se escondía en las grietas y agujeros de las casas esperando a que a algún niño se le cayera un diente para cambiarlo por monedas. En aquellos instantes yo volvía a ser pequeña y recodaba como ponía el diente debajo de la almohada y esperaba impaciente la moneda para poderme comprar caramelos o una chocolatina. Ay, qué tiempos aquellos.

La ilusión con la que vivimos de pequeños estos instantes mágicos hace que lo repitamos con nuestros hijos, y espero ella lo haga también con los suyos. Soñar es una cosa que no debemos perder nunca.

Por eso, y para que los dientes de eso diablillo no se pierdan, hice una pequeña bolsita de ropa. Y de ahí nació en La Nonna Gemma las bolsitas y una muela donde poder guardar los dientes para no perderlos debajo la almohada y el Ratoncito Pérez las encuentra rápidamente. Es un regalo ideal para los peques.


La història de les bosses i els ninots guarda dents per al Ratolí Pérez

La vida ens inspira per fer coses boniques.

L’altre dia buscant al meu calaix de records vaig trobar les dents de la meva filla. Em va fer molta il·lusió. Ja han passat 21 anys i encara recordo com se li movia la primera dent i les ganes que tenia de que se li caigués per lliurar-li al famós Ratolí Pérez.

Encara recordo al meu pare, gran contador d’històries, explicant a la meva filla, que l’escoltava amb santa innocència, les històries d’un petit ratolí que s’amagava a les esquerdes i forats de les cases esperant que algun nen se li caigués una dent per canviar-li per monedes. En aquells instants jo tornava a ser petita i recordava com posava la dent sota el coixí i esperava impacient la moneda per poder-me comprar caramels o una xocolatina. Ai, quins temps aquells.

La il·lusió amb què vivim de petits aquests instants màgics fa que els repetim als nostres fills, i espero ella ho faci també amb els seus. Somiar és una cosa que no hem de perdre mai.

Per això, i perquè les dents d’aquest dimoniet no es perdin, vaig fer una petita bosseta de roba. I d’aquí va néixer a La Nonna Gemma les bossetes i el queixal on poder guardar les dents per no perdre-les sota el coixí i que el Ratolí Pérez les trobi ràpidament. És un regal ideal per als petits.

 

No Comments

Post A Comment